Necesario concienciar en comunidad

Por: Jan Figueroa Roqué
Estudiante de Comunicaciones
Programa de Investigación Subgraduada

Desde hace un tiempo la trata humana comenzó a ser visible, pero todavía falta camino para que lo sea completamente.

Todo comienza con la educación. Si cada miembro de la sociedad conoce correctamente lo que implica ser una víctima de trata humana, sería más fácil erradicar el crimen.

En un sondeo virtual realizado por el equipo de trabajo de Puerto Rico Sin Trata, se le preguntó a las cerca de 100 personas participantes si sabían lo que era la trata humana. La respuesta de un 93% de los encuestados es que sí conocen del tema. Eso parece favorable y hasta un tipo de avance dentro de la sociedad. Pero cuando nos detenemos a analizar las contestaciones de la próxima pregunta, nos damos cuenta de que no hay un conocimiento certero del delito de la trata humana.

El 58% de los encuestados cree que la característica principal de la trata humana es ser trasladado de un país a otro. Incorrecto, esa es la característica más básica de una víctima de tráfico humano. Este crimen comúnmente es confundido con la trata humana por la traducción del término al inglés: “human trafficking”.

Mientras que el 28% de los participantes respondieron también que la principal característica de la trata es ser menor de edad. Aunque la mayoría de las víctimas mundialmente según el Trafficking in Persons Report 2017 (TIP) es menor de edad, la realidad es que cualquiera de nosotros puede ser víctima de trata humana. El crimen no tiene distinción de raza, sexo, etnia, ni clases sociales.

Sin embargo, un 12% de los encuestados sí supo identificar la principal característica de una víctima de trata humana: recibir algo a cambio. La Organización de las Naciones Unidas define la trata humana como: “la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación.”

Para que el crimen sea más visible y las denuncias sean mayores, es importante que la mayor parte de la sociedad tenga claro lo que es ser víctima de trata humana. Por eso recalcamos que la víctima del segundo crimen más lucrativo del mundo, siempre recibirá algo a cambio para ser explotado.

Aunque la mayor cantidad de los encuestados no supo identificar cuál era la principal característica de una víctima de trata, hay que destacar que el 88% de los participantes sí pudo decir quiénes pueden ser una posible víctima. La respuesta es que cualquiera puede ser víctima de trata humana, incluso tú que estás leyendo esto. No obstante, hay reportes, como el TIP, que indican que las víctimas más comunes son las mujeres y los menores de edad. Pero la realidad es que nadie está exento de convertirse en víctima de trata humana.

La clave está en la educación sobre el crimen. Mientras seamos más los que sepamos del tema, la cantidad de víctimas va a ir disminuyendo.